sábado, 4 de abril de 2009

Algunos haiku

Viento del sur,
corre sobre las dunas
polvo de arena.

Viento en la playa,
entre granos de arroz
granos de arena.

Buscan los niños
conchas y caracolas
entre la arena.

Tras el tsunami,
todo el mundo al revés
frente a la casa.

Zorro plateado,
en la sábana blanca
sólo su sombra.

Fin de febrero,
la tórtola en el nido
acurrucada.

El saltamontes
pisa la sananita
sin darse cuenta.

Muro en la sombra,
entre tórtola y paloma
¡Un mirlo!

Cierzo silbante,
rodando por caminos
los secos "bobos"

miércoles, 18 de marzo de 2009

domingo, 13 de enero de 2008

Sobre el libro Tertulia de Haiku

TERTULIA DE HAIKU


Tertulia de Haiku es un libro coral, donde hemos querido que aparecieran todos los poetas que asisten, o han asistido alguna vez, a la Tertulia Almudín. Nombres conocidos en los foros de internet como Susana Benet, Marcos Andres Minguell (Maramín), José Luis Vicent (Barlo), Enrique Linares, o poetas conocidos con libros editados como Jose Luis Parra o Carles Santaemilia, y demás tertulianos como Mila P. Villanueva, Lucho Aguilar, Virginia Llorens, Patricia Marrades, Sara Juarez, etc…
Destacar también los magníficos dibujos tan llenos de la esencia del haiku que Susana ha pintado exclusivamente para el libro.

Y comenzaría con la definición que ellos mismos dan en el libro sobre el haiku:

“el haiku es una lección de silencio”
“lo cotidiano de la vida que nos lleva…”
“exclamación interna”
“vivir el momento presente”
“combinación entre percepción y emoción”
“mirar hacia fuera”
“literatura sin artificios verbales”
“deseo de vivir plenamente el momento”
“atención y tensión para decir lo esencial”
“minúsculo islote de palabras en un mar de silencio”
“contemplación de un instante”
“perderse a partir de 17 sílabas”
“un trocito de la realidad”
“fresca sabiduría”
“infancia recobrada”

Yo creo que el prólogo de Antonio describe con gran acierto lo que es una tertulia de poetas de haiku, haijines para ser exactos. Una reunión de atentos, como él dice.
De aquí nace este libro, de estar atentos a lo que nos rodea. De esas cosas cotidianas que por ser aparentemente vulgares pasan desapercibidas.
Creo que la primera vez que leemos un haiku lo primero que se piensa es: que “tontería se ha escrito aquí”. Posiblemente nos falte todo un curso de aprendizaje para estar atentos. Como digo: de estar atentos a lo que nos rodea por muy normalizado o cotidiano que parezca. De ahí se nutre el haiku.

Uno de Susana que refleja estupendamente lo que os quiero decir:

Vaso de plástico.
El café de los lunes
es más amargo.

Hay mucho trasfondo en este haiku. Dice mucho en lo que no dice, en lo que hay detrás de ese lunes. Muchas veces se valora un haiku por lo que no dice, por lo que queda entre bambalinas.


U otro de Marcos, Maramín, para lo que asiduamente leen los foros de las páginas web.


vuélvese el viejo
al paso cimbreante
de dos muchachas.


Hay mucha ternura en estos versos.

Otro de Mila:

Semicerrada
en el suelo reposa
la flor de un día.

Hay que tener los ojos bien despiertos para contemplarla.

Otro de Patricia con mucha carga de atención en sus versos:
El niño juega
con unas hojas secas.
Le cuelga el moco.


U otro de Virginia con una especial visión de un problema social:

De madrugada
el borracho le habla
al maniquí.


Y por último uno sutil y profundo de José Luis (Barlo), que elevaría a la categoría de gran haiku:

seto aplastado
sin la vieja indigente
ya sólo un hueco


De estas atenciones se nutre el poeta, y rápidamente, como si tomara una fotografía, refleja en una pincelada de 17 sílabas, en su libretita que siempre le acompaña o cualquier trozo de papel a mano, lo que le llama la atención, una atención con cualquiera de los sentidos: visual, gustativo, táctil o auditivo. En este libro, hemos querido que cada autor encabezara su grupo de haikus con uno de ellos escrito de su puño y letra. Intentando reflejar ese retrato del haiku que hemos sorprendido, esa fotografía del instante.

Tertulia de haiku reúne los poemas que se han ido seleccionando a lo largo de esta último año, poemas leídos y comentados en cada tertulia. Os aseguro, que personalmente he disfrutado con muchos de ellos y durante algún tiempo han ido acompañándome en el autobús al trabajo. También contiene la pequeña selección de amigos haijines que capitanean páginas web dedicadas a esta forma poética. Muchos de nosotros hemos aprendido en sus foros: Luís Corrales en El Rincón del Haiku, Grego en Paseos o Maitía en No-Michi.

Hay algo que hace especial a este libro, y es un capítulo dedicado con el nombre original de Haikus sin loto. Como un cambio de tercio, el haiku se vuelve irónico y con una gran carga de humor, revuelve lo cotidiano para sacarle esa sonrisa, a veces tan necesaria. La idea se la debemos a uno de los tertulianos: Carles Santaemilia, que nos amenizaba las tertulia con sus particulares haiku.

Para terminar me gustaría entresacar unas frases de este prólogo genial de Antonio, que coronarán estupendamente lo que os quiero decir:

¿Cómo podrían escribirse haikus sin el combustible de la atención? Sólo los atentos ven. Sólo los atentos amasan el detalle de lo que ven. En cuanto que migas del pan total de la experiencia, los haikus requieren de dedos hábiles y ojos despiertos, aunque sin el énfasis de la vigilia perpetua, actitud en cuyo interior quedaría sofocada la respiración de los instantes. (....) Con mi dedo señalo la realidad. Mi dedo es real. Nadie escapa del yo y nadie escapa del mundo.


Enrique Linares

viernes, 21 de diciembre de 2007

Presentación de Tertulia de Haiku




PRESENTACIÓN DE
TERTULIA DE HAIKU



En un ambiente acogedor, tuvimos la presentación de nuestro libro de haiku.....






Después de que Amparo Santana diera la bienvenida a todos los asistentes: un buen montón de poetas valencianos, Susana dio un breve recorrido por la historia de la Tertulia. A continuación, Enrique comentó la gestación de Tertulia de Haiku. Y por último, José Luis Vicent (Barlo) nos habló del haiku en la actualidad.


Un texto que no me gustaría que pasara desapercibido:

Ante todo quiero daros las gracias por vuestra presencia y también, desde aquí, agradecer personalmente a los responsables de las tres revistas electrónicas sobre el haiku en castellano que más han contribuido a su difusión y aprendizaje; aprendizaje, almenos, en lo que a mí respecta, pues he sido y soy un asiduo paseante, rinconero y nomichiano forero. Hablo, claro está, de paseos. net, de Gregorio Dávila; el Rincón del Haiku, de Luis Corrales; y de No- Michi, de Mar Ordóñez; pues es a través de estos foros donde sigo aprendiendo día a día con todos y de todos los que allí participan además de todos los poetas de la Tertulia Almudín. Y este libro antología y el esfuerzo conjunto de todos ellos por llevar a cabo el proyecto, es buena muestra de ese amor por el haiku, cuya semilla, como ya se ha dicho, nos ha reunido hoy aquí.
Por mi parte, voy a hacer un pequeño comentario muy general sobre lo que entiendo por haiku. Para mí, haiku es y no es un poema.
Del haiku es fácil aprender su estructura silábica y hasta su concreción; sus más o menos 17 sílabas repartidas en tres líneas y la presencia o no de un elemento de estación, así como de la técnica del corte o cesura brusca en una de sus tres líneas y que actuará de choque, a modo de chispa, como entre dos polos magnéticos o imágenes que completan su forma.
Pero, la brevedad del haiku no es formal; éste no es un pensamiento reducido a una forma breve, sino un acontecimiento breve que halla de golpe su forma justa[1]. O como expresa Chantall Maillard, la esencia de una realidad captada (...) en la inmediatez de un instante.[2]
Justedad o exactitud en la que primará la objetividad de los sentidos frente a la intelectualidad y subjetividad del autor del haiku; y justamente el cumplimiento de este criterio fundamental será el que marque la diferencia entre escribir un auténtico haiku japonés o escribir un poema breve.
El haiku bien entendido, al decir de los expertos en la materia, no nos comunica conceptualmente, no conlleva intencionalidad, ni mensaje simbólico alguno. El haiku es transparente y natural. Lo que importa no son las palabras, sino lo que no se dice, lo que nos muestra es el asombro mismo del escritor del haiku, expresado, eso sí, en un lenguaje sencillo y directo, una instantánea que llega hasta su conciencia.
Sólo en éste sentido al parecer, el haiku nada tiene que ver con la poesía tal y como los occidentales la entendemos y la escribimos; está, en cambio, más próximo a la fotografía. Pero será “poesía” también a su vez, si aun no existiendo en el haiku subjetividad o intervención directa por parte del autor, esta es captada y sentida como tal por parte del lector asimismo atento.
Esto no hace sino confirmar en mi modesto entender, una sola cuestión, la de que tanto en nuestra poesía como en el haiku japonés – pero más en el haiku- se requiere la participación y sensibilidad de un lector; porque tan conocido es quien afirme no entender la poesía cuando la lee, como quien lee un haiku por primera vez observando en su semblante una expresión no ya de asombro sino de pura perplejidad ante la ausencia del sentido.
El haiku es arte, acuarela, fotografía de la realidad, para que no se pierda ninguno de sus pequeños instantes...[3]

Valencia, 19 de Diciembre de 2007



[1] El imperio de los signos. Roland Barthes; Editorial Seix Barral, 2007
[2] Prólogo de Chantall Maillard a la edición de El monje desnudo, 100 haikus. Taneda Santôka, Edición y traducción de Vicente Haya, Akiko Yamada, José Manuel Martín Portales; Miraguano Ediciones, 2006
[3] El espacio interior del haiku. Vicente Haya; Shinden Ediciones, 2004.

La velada acabó en La Bodegueta, lugar donde ultimamente nos reunimos para las tertulias.


sábado, 17 de noviembre de 2007

¡Por fín ya tenemos publicado nuestra antología “Tertulia de Haiku”!
La presentación del libro será el 19 de diciembre a las 19:30 horas
en la sala Matisse de Valencia (C/ Campoamor, nº 60).

Las tertulias se reanudan el próximo domingo 25 de noviembre.

viernes, 22 de junio de 2007

Tertulia

Lleno de azul
el silencio infinito
de un claro cielo.


Como ya anticipé en anterior comunicado este próximo domingo 24, día de Sanjuan, tendremos tertulia, antes de ir a la playa en la bodegueta, ya sabéis, calle campoamor casi esquina con Manuel Candela, os espero a las 19 horas con el maletín lleno.



Hilo tras hilo,
del bordado en la tela
surgen historias.

viernes, 15 de junio de 2007

TV


LA TV SE VUELCA EN EL HAIKU

Nos avisa Eva Pastor, responsable de actividades del Jardín Botánico que un equipo del canal IPTEVA quiere preparar un documental sobre el jardín Botánico y en especial sobre el haiku por lo que nos pide que asista una representación de la A.V.H.
Dado que casi todos trabajan fui yo mismo acompañado por Sara, hija de Mila. Nos entrevistaron y tomaron vistas de las piedras haiku, la grabación se emitirá durante el mes de Julio en un programa de entretenimiento titulado "Frescura" a las 9,30 horas. Quedaron en avisarnos de la fecha de emisión
.



Sara preparándose para grabar.







Esta piedra faltaba en mi resumen.



Este foto-haliku nació de un ejemplo que le daba a Sara, le gusto y me sugirió hacerle una foto.

Tanto se animó que incluso escribió dos o tres haiku que espero nos ofrezca próximamente, a ver si se anima a asistir a la próxima tertulia que pensamos convocar el día 24, último domingo de Junio, visto que la siguiente será ya en Septiembre espero numerosa asistencia.

Me despido con este que también escribí durante el paseo por el botánico:

Arriate verde,
la blanca mariposa
en pos de flores.
.........................

Maramín